close

El secreto que todo malabarista sabe

El secreto que todo malabarista sabe

     

    Todo malabarista conoce un secreto que nosotros desconocemos por completo, a menos que seamos malabaristas.

    El de mantener tres bolas en el aire.

    Y eso no sería un problema para nosotros si no fuese por el hecho de que la misma clave que usa el malabarista para mantener tres bolas en el aire es exactamente la misma que debemos usar todos nosotros para coordinar nuestros tres principales o más talentos…

    … y que no sean como bolas dispersas que tiramos al aire y todo lo que ya sabemos que pasa con las bolas dispersas en la vida…

    “En vez de controlar uno coordinar los tres.”

    Hace varios años cuando aún trabajaba en una empresa me tocó participar en el arrmado de un equipo de promotores que tenía que desarrollar algunas habilidades de juegos , magia y malabares porque tenían que promocionar productos para niños.

    Contratamos a la maga Morgana.

    Llegaba vestida de colores, con un gorro alto. Me preguntaba como seria ese otro mundo del arte, de vivir esa vida de magia, trucos, arte y malabares….

    Entrenaba a los promotores y ellos iban desarrollando recursos cada semana.

    Cuando el entrenamiento estaba encaminado y ya había entrado en confianza le confesé algo: que siempre había querido aprender a hacer malabares.

    Si claro, me contestó.

    ¿
    Te parece que voy a poder?

    No podía creer que tuviera esa respuesta tan rápida sin conocerme.

    Para mi había que tener un talento innato casi sobrenatural.

    Si claro. Morgana era muy amable pero seca a la vez.

    Queres aprender, te enseño….

    A la semana siguiente me trajo las pelotas de goma de colores,

    rellenas con algo que le daban peso y me empezó a enseñar.

    Esas pelotas me acompañaban todos los días en mi práctica, desafío y logros inesperados.

    La primer indicación fue: tenes que tirar la pelota hacia el centro y arriba, concentrarte en el centro, no en la pelota.

     

    Revelación

    En vez de ir detrás de cada pelota que es el instinto natural del inexperto,

    que termina con todas las pelotas en el piso, ella me explicaba que la clave era el centro, el medio y no la pelota.

    Tenia que sacar el foco de la pelota.

    Y para eso ¿Cuál era la clave?

    Poner el foco en el centro y arriba!.

    Si observan con atención a un malabarista se van a dar cuenta de algo:

    no mira cada pelota sino un espacio invisible arriba en el centro.

    Cada semana practicaba, mis compañeros se burlaban de mi sueño casi hecho realidad pero yo persistía día tras día in crescendo de alegría al ir logrando de a poco poner tres bolas en el aire.

     

    Con los talentos pasa algo muy parecido, casi lo mismo.

    Si nos enfocamos en uno se nos dispersan los demás, se nos caen, sentimos que nos falta algo que no estácoordinado” y de la misma manera que con las bolas ese centro es una orientación “contrainstintiva”,  algo que está por encima de la bola misma y que permite que las tres bolas estén en equilibro.

     

    Claro, eso no significa que desatendamos un talento sino que tenemos que mirarlo de “reojo” y volverlo al eje.

     

    El malabarista no descuida las bolas.

    Si miramos con más profundidad veremos que aunque el foco de orientación del malabarista está en el “centro arriba”,

    existe una tarea secundaria decisiva. “Traer la bola que se quiere ir para el costado, al centro”. Reorientarla.

    Visualizá esto: tiro la bola al centro y arriba, cuando esa misma bola llega arriba ¿Hacia donde tiende a caer? Hacia el costado. Si no la agarro y la llevo de vuelta al centro, se cae.

    Ese es el secreto completo: tener una orientación clara hacia el centro y reorientar cada vez cada bola-talento al centro.

    En los malabares el centro es el lugar en el espacio que permite que todo funcione en equilibrio.

    En los talentos ese centro es una fuerza que dirige, orienta y sobre todo coordina y equilibra el conjunto. Impide que cada talento siga su propio impulso y se desvié.

    Tiene que haber una orientación hacia un centro y una fuerza que haga que todos los talentos funcionan juntos. Sirvan al mismo propósito.

    ¿Cuál es en tu vida esa fuerza que orienta y coordina todo hacia ese centro?

    Si la encontramos tendremos la clave que permite que todos los talentos funcionen coordinados.

     

    En vez de controlar uno, coordinar los tres.

    Algo que todo malabarista sabe. 

     

    Lic. Alexis G.Ansaldo
    alexis@elalmaimporta.net

    Creador de Almamater (desarrollo del potencial interior) proyecto de orientación psicoenergético y formación para la verdadera Vocación. .

    Deja un comentario