close

La puerta gris

La puerta gris

    Mayo de 2000, ciudad cercana a Londres, 17h30

    Estaba de viaje, con tiempo para recorrer museos, ferias y conciertos. Salía a la mañana y volvía a la tarde…Me hospedaba en el departamentos de un conocido argentino que vivía allí hacía muchos años.Un personaje de barba del mundo cultural, libros y letras con una calidez que contagiaba. Vivía con su mujer y su hijo.

    Pero Juan no sólo me daba alojamiento sino que me explicaba sobre los códigos de esa ciudad que costaba comprender no sólo por el idioma sino por detalles de la cultura muy distantes de los nuestros.(De hecho la primer sorpresa fue que casi no existían lugares para tomar un té).

    Juan disfrutaba compartir su vida con alguien de su país porque se había ido hacía más de dos décadas y me daba todas las indicaciones y minuciosos detalles para apoyar y acompañar mi viaje…

    Uno sentía que podía preguntar cualquier cosa que siempre tendría la disposición y una respuesta acertada.

    Una tarde volvía en taxi (de esos ingleses) de ver un concierto de piano en la ciudad. Al bajar me doy cuenta instantáneamente que no estaba “justamente” en el lugar correcto, pero con la certeza de estar cerca…

    Empecé a dar vueltas.

    Las calles, como muchas de esa ciudad, eran circulares. Daba vueltas para llegar a la casa, estaba cerca. Pero no llegaba… Sabía que casi estaba …

    Pero la realidad era que seguía dando vueltas…

    A las 18 hs era la cena en la casa de Juan y su familia. Se acercaba la hora y no podía seguir demorando, no sólo por la cena sino por la impotencia de no poder salir de la situación de dar vueltas y vueltas sin encontrar el departamento…

    Sentí lo que era estar desorientado.

    No podía seguir dando vueltas, tenía que pedir ayuda.

    Frené y teniendo que asumir con vergüenza la situación me dije: llamo y pregunto.

    Llamé.

    Me atendió Juan, le explique la situación, le describí el lugar en el que estaba y que me sentía ridículo de no poder encontrar el departamento….

    Silencio.

    Del otro lado silencio…

    ¿Qué pasaba?

    No entendía ¿Tan difícil era explicarme?

    A Juan que les brotaban las palabras, que se desvivía por darme consejos de donde ir y donde no ir y orientarme en esa tierra desconocida, ahora hacía silencio…

    Instantes de eternidad

    Hasta que vuelve, y del otro lado se escucha: Girá tu cabeza apenas hacia tu izquierda:
    ¿Ves la puerta gris?

    Giré, miré, enfoqué

    Si !!!.

    Vi la puerta gris.

    Bueno, por ahí ingresas al edificio.

    Que alivio, vi “la puerta”, dejaba de dar vueltas, sabía cómo llegar….

    Estaba ahí, pero no lo veía. Punto ciego. Pasamos por delante cientos de veces, está ahí, pero no lo vemos.
    Aliviado, orientado.

    Ahora no podía esperar a llegar para preguntar porqué ese silencio, por qué no contestaba….

    Con su talento para crear imágenes, cuando llegué me dijo: “No sabía cómo explicarte, era como si tuviera que explicarte cómo dar un paso para ir desde la cocina al living”…Era tan simple que no sabía cómo explicártelo.

    Aquella vez sentí como nunca lo que es la desorientación. Comprendí el proceso interior por el que pasamos cuando estamos desorientados…

    Pero sobre todo sentí el alivio de estar orientado.

    La puerta gris.

     


     

    Durante los próximos 5 días podes pedir tu entrevista gratuita  de Diagnóstico de orientación psicoenergética: La puerta gris

    Para orientarte en el mundo interior, decodificar en qué momento estás y tener un punto de partida claro.

     

    Lic. Alexis G.Ansaldo
    alexis@elalmaimporta.net

    Creador de Almamater (desarrollo del potencial interior) proyecto de orientación psicoenergético y formación para la verdadera Vocación. Hubo dos momentos claves en mi vida  que me llevaron a tomar la decisión de dedicarme a comprender profundamente el “llamado interior” que nos impulsa a realizar grandes cambios en nuestra vida en la búsqueda de un mayor sentido. El primero fue cuando decidí dejar una carrera de 10 años en una empresa para iniciar el proyecto editorial Urbano & Orgánico. El segundo momento fue poner como foco, mi trabajo como orientador al descubrir que lo que estaba por detrás de esos grandes cambios no sólo tenía una explicación sino que existía un camino. Durante los últimos años me dediqué a crear una metodología con enfoque pedagógico para recorrer consciente el camino hacia el alma y al asesoramiento y orientación psicoenergética.

    Deja un comentario